mercredi 7 octobre 2015

Dudas y Cuestiones (74)







Por fin se han celebrado las elecciones “plebiscitarias” en Cataluña, 
depositando sobre las mesas de análisis político el completo y complejo surtido de datos 
para construir todo tipo de interpretaciones y discursos a la carta 
sobre la realidad política catalana y su inmediato horizonte de sucesos. 







Junts pel Sí
[1.620.973 votos (39.54%), 62 diputados]
vencen en las elecciones “plebiscitarias” que habían impulsado como referéndum independentista,
pero no alcanzan su objetivo de consecución de una mayoría de votos ni de escaños
que refrenden moralmente una declaración unilateral de independencia.




Durante el transcurso de la campaña electoral
escuchamos de boca de Artur Mas
defender el carácter plebiscitario de las elecciones autonómicas y alertar sobre el hecho
que aunque desde Madrid no se reconociera ese carácter de plebiscito,
si perdía la opción independentista,
desde la capital española se interpretarían de inmediato los resultados en clave plebiscitaria,
¿pero, no le faltó decir al señor Mas,
en un radical ejercicio de honestidad autolesiva,
que, por contra, en el caso de perder la opción independentista,
aquello que observaríamos entonces sería una similar resistencia desde las filas nacionalistas
 a leer los resultados como derrota plebiscitaria
y la tendencia presente a usar el consuelo
 del lenguaje de triunfo electoral y de legítima continuidad en el poder?



¿Cuándo escucharemos a algún dirigente desde las filas independentistas
articular con claridad el mensaje de reconocimiento de derrota política,
reconociendo que una mayoría de catalanes ha dicho NO al “referéndum” de independencia?



¿Cuánto tiempo más pasará hasta que Convergència 
vuelva a la senda histórica de “la puta i la Ramoneta” abandonando la estrategia independentista:
el tiempo que tarde en cicatrizar la corrupción de comisiones e inmoralidades de la era Pujol 
y se levanten los embargos judiciales de las sedes convergents?



¿Algún dirigente convergent nos obsequiará con alguna confesión inesperada en el futuro
explicándonos lo que ya sabemos todos:
que la estrategia independentista convergent manipulando al reactivo hombre común catalán
era la única solución para que la cascada de casos de corrupción de la era Pujol
no destruyera y se llevará por delante la imagen y credibilidad del partido:
una columna de humo para que en TV3 se hablase de expolio español y no de expolio convergent?



¿Por otro lado, llegará algún día a desmontarse también la falacia e incongruencia política
que esconden las siglas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)?



¿La reciente connivencia política de ERC y Convergència
nos habla acaso de una vuelta de parte de los dirigentes y la militancia de ERC
a los tiempos fundacionales de Macià del partido del Estat Catalá de militancia burguesa y filofascista:
la convivencia natural alrededor de la exaltación y defensa de la nación catalana
 como en estas sentencias racistas de dos de sus principales mentores,
el ex-honorable Jordi Pujol
en su libro La inmigración, problema y esperanza de Cataluña:
“El hombre andaluz no es un hombre coherente. Es un hombre anárquico. Es un hombre destruido. Es, generalmente, un hombre poco hecho, un hombre que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual. Es un hombre desarraigado, incapaz de tener un sentido un poco amplio de comunidad. De entrada, constituye la muestra de menor valor social y espiritual de España. Ya lo he dicho antes. Es un hombre destruido y anárquico. Si por la fuerza del número llegase a dominar sin haber superado su propia perplejidad, destruiría Cataluña” 
y el "honorable" Heribert Barrera,
primer presidente del Parlamento de Cataluña y ex-secretario de ERC
en su libro Què pensa Heribert Barrera:
“La inmigración es la principal amenaza de Cataluña, conseguimos superar la oleada de andaluces, pero ahora el catalán está en peligro. A mí me gustaría una Cataluña como la de la República: sin inmigrantes”. 
"El cociente intelectual de los negros de EEUU es inferior al de los blancos”. 
“El eugenismo está muy desvalorizado, pero yo no veo por qué ha de ser así, si se utiliza racionalmente (...) A mí no me parece fuera de lugar esterilizar a una persona que es débil mental a causa de un factor genético”. 
“¿Qué ganamos con que en este momento se bailen en Cataluña tantas sevillanas? Nada. 
Ni que tengamos aquí unas mezquitas y haya cada vez más musulmanes"?



¿Cuándo será visualizado con suficiente claridad
a la luz de los sucesos y de las prioridades favorecidas en el pasado reciente
por la militancia y la dirección política de ERC que su línea política
está más cerca de cualquier partido político de corte nacionalsocialista
 que de una verdadera formación de izquierda social y cosmopolita,
como prueba el constante rechazo a ser admitida en las estructuras de la Internacional Socialista?



¿Habrá que recordar que cualquier verdadera “izquierda” que merezca tildarse como tal
no puede ser nunca nacionalista por definición?



En el contexto catalán, ¿la CUP representa mejor que nadie
esta permanente contradicción y fricción ideológica entre esa verdadera izquierda social y cosmopolita
y esas izquierdas fraudulentas que en ocasiones debido a las coyunturas históricas
y a la deriva e influencia personal de sus líderes
caen del lado de esas jugosas tentaciones del nacionalsocialismo
a través del hecho nacional/racial y la cultura diferencial
como modo de afirmarse a sí mismas por reacción al entorno a través de la energía del odio
y como modo eficiente de cohesión grupal?



¿Habrá que acabar recordando a algunos militantes de la CUP que la “patria”
siempre ha sido la excusa preferida de lucha contra ciertos fascismos exteriores
 sirviendo de utilitaria tapadera para infiltrar el ascenso de otros fascismos interiores?



Por último,
¿quién se atreverá en algún momento en su círculo cercano a explicar al narcisista Raül Romeva
 que los peleles no pasan nunca a los libros de Historia,
ni aunque estos estén en la primerísima línea de fuego,
como no pasaban tampoco aquellos bufones medievales que convivían al lado del rey
 y cuya razón de ser no era más que instrumental
y como pura diversión y distracción de los caprichos e intereses del poder real?









Ciudadanos (C's)
[734.910 votos (17.93%), 25 diputados]
 consolida su opción política de moderación y posición liberal
seduciendo por igual a los diferentes estratos sociales de aspiración pequeñoburguesa,
así como a las consolidadas clases empresariales de filiación burguesa,
principalmente a esos emprendedores y empresariado autónomo
que perciben en la coherencia de su discurso liberal una esperanza de crecimiento y triunfo
 frente al hipócrita y cínico discurso neoliberal
sometido a los intereses de la oligarquía de multinacionales e intereses monopolistas.



¿Con cierto retardo histórico, parte de aquella anunciada generación JASP
de “jóvenes aunque sobradamente preparados” va apareciendo en la escena política
 en el espectro conservador sustituyendo a los dinosaurios postfranquistas de la derecha española?


¿La derecha española sabrá reaccionar a esta serie de “avisos” del electorado conservador
como ha manifestado la voz del señor Aznar reconvertido por autoimposición de manos
en el omnipresente oráculo de Delfos de la derecha postfranquista española?











Partido Popular (PP)
[348.444 votos (8.50%), 11 diputados]
obtiene el peor resultado en Cataluña desde el año 1992 con la candidatura de Alejo Vidal-Quadras,
como evidente anticipo de una caída general en todo el estado español
 como consecuencia de casi un lustro de engaños, recortes sociales
y fiel seguidismo colonial de la política austericida alemana.




¿Ante el ascenso meteórico de Ciudadanos se dará cuenta ahora la derecha española
que a causa de esa excesiva protección de sí mismos
que ejercieron durante décadas los viejos líderes del aparato
 nunca estimularon el beneficioso crecimiento y promoción de figuras jóvenes
que se presentasen como relevo y modernizadores de la estética y lenguaje formal del partido?



¿Se dará cuenta ahora la derecha española que las “Jóvenes Generaciones del PP”
eran principalmente un repositorio de jóvenes hooligans
para calentar y dar apariencia juvenil a las primeras bancadas de los mitines,
y como idílica plataforma de oportunistas “pequeños Nicolases”
 para experimentar desde la base a pequeña escala la misma picaresca parasitaria
que veían a sus “mayores” ejercer en la cúspide del poder político
a la manera de un Rato o de un Bárcenas?



¿Será consciente ya la derecha postfranquista española
que acaso la mejor opción que les queda para una masiva operación de rejuvenecimiento del partido
es fichar a “independientes” Cayetanas Álvarez de Toledo que van a exigir a cambio de su implicación
caras prebendas a la altura de sus egos?











Partido Socialista Catalán (PSC) 
[522.209 votos (12.74%), 16 diputados]
 sigue su caída en votos y representación parlamentaria
desde la época dorada del socialismo catalán de Maragall,
pero teniendo en cuenta la escisión del sector independentista y los malos augurios en las encuestas,
y rememorando los descalabros anteriores de Montilla y Navarro,
 este ligero descenso de cuatro diputados y 9.000 votos,
sumado al contexto de la caída estrepitosa del Partido Popular y el retroceso de Podemos,
se presenta como un cierto triunfo que ha llevado incluso a adjetivar a Iceta como “salvador”
y a experimentar cierto optimismo pensando en las elecciones generales de diciembre.





¿Este resultado “positivo” del partido socialista supone una cierta reconciliación
de ese cierto electorado tradicional de voto socialista de las clases medias proletarias
que nunca se mueven en el terreno ideológico sino en el estricto terreno del bienestar personal,
viendo que la opción de Podemos tiene más sombras que luces?



¿Supondrá este pequeño éxito electoral
el comienzo de la solidificación del liderazgo de Pedro Sánchez,
 o aún tendremos oportunidad antes de las elecciones generales
de contemplar algún intento serio de amotinamiento
entre el batiburrillo tribal de la socialdemocracia española?












Catalunya sí que es Pot 
[366.494 votos (8.94%), 11diputados]
 formada por la coalición de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) con Podemos
 además de Esquerra Unida i Alternativa (EUiA) y Equo
consiguen un decepcionante resultado por debajo de las expectativas,
 sin tan siquiera conseguir igualar los trece diputados alcanzados en solitario por ICV
en las elecciones precedentes.





¿Cuál ha sido el error estratégico más grave que ha condenado a ICV,
haciéndole retroceder en su nivel de representación parlamentaria:
no darse cuenta que la “justicia social” no era el eje de la campaña y que el único tema era la independencia, o siendo castigados más bien por su natural ambivalencia sobre el tema independentista,
conformados como están por diversas y enfrentadas opciones de configuración territorial
 (autonomistas, federalistas, confederalistas, etc.),
penalizados además en este sentido por ir de la mano de nuevo con Podemos
agravando así todavía más esa necesidad de ambivalencia retórica acerca de la independencia
puesto que la esencia política de Podemos
siempre les obligará a moverse como buen partido nacionalista-popular (nac&pop)
en una lógica nacionalista española de corte populista y revolucionaria de masas
alrededor de la bandera española y nunca de otra bandera?




¿Por otra parte, cuántos electores catalanes eran conocedores de que Equo
formaba parte de la coalición ICV-Podemos?




¿En qué grado el problema histórico de representación política del ecologismo en España
reside en la baja conciencia ecológica de los ciudadanos españoles
que le obliga a disolverse en coaliciones políticas mayores
prestando su sello de prestigio como “franquicia verde”,
y en qué grado reside en la falta de carisma y poca diligencia de sus líderes,
 incapaces de estructurar un potente y autónomo discurso ecologista?











Unió 
[102.870 votos (2.51%), 0 diputados]
 desaparece del mapa político catalán, víctima de su apuesta de negociación con el Estado,
 representativa de los intereses de la banca y el empresariado moderado catalán,
y como continuidad de la línea histórica de esa tradición catalana
de pacífica simbiosis al estilo andorrano con el resto del estado español
que siempre fue la eterna filosofía conciliadora de la nobleza catalana medieval
y de la Lliga Regionalista de 1901,
filosofía pacifista y cortoplacista que siempre redujo las posibilidades políticas de los territorios catalanes
 a un simple condado o principado dependiente.



¿La opción política de Unió y Durán i Lleida condensa a la perfección por otra parte
la filosofía del conjunto de ese electorado pequeñoburgués catalán en firme oposición a la independencia porque frente a patria o patrimonio,
 siempre elegirán patrimonio?








Pero, en el fondo
(más allá de todas las lecciones que puedan sustraerse de este nuevo episodio de colisión
en la compleja realidad de culturas y territorios en permanente tensión histórica
con la política centrípeta y avasalladora de Castilla),
las dos lecciones principales que podemos sacar de este acontecer sociopolítico en Cataluña,
¿no son sin duda el renovado refrendo de la certidumbre
de estas dos sentencias de Gila y Samuel Johnson?




“El patriotismo es el último refugio de los canallas”.

Samuel Johnson



“El patriotismo es un invento de las clases poderosas 
para que las clases inferiores 
defiendan los intereses de los poderosos 
(o de aquellos que aspiran a serlo)”.

Miguel Gila






Biel Rothaar
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.