mardi 8 septembre 2015

Dudas y Cuestiones (73)








A todas las Martas Suárez, 
porque con su fanático ejemplo hacen mucho más de lo que cualquiera pudiera hacer
 para desvelar la naturaleza de la farsa y la impostura podemita oficial







En días recientes después de publicar mis Dudas y Cuestiones (49)
en el grupo de Facebook afín a Podemos “Democracia Real”,
la simpatizante Marta Suárez me "invita" a no ejercer la crítica porque supuestamente no es "momento":
(“No son tiempos de criticas. Son tiempos de construir y estar unidos.”),
y me invita-amenaza a no publicar más "Dudas y Cuestiones" de tono crítico en grupos afines de Podemos:
 (“Deberías pensarte en publicar ciertos post en grupos afines a Podemos.”).
Posteriormente ante mi protesta por el tono de amenaza y censura política,
 por parte de la administración del grupo sin mediar ninguna explicación
son eliminadas todas mis publicaciones [las Dudas y Cuestiones (49) y las Dudas y Cuestiones (68)]
y se me expulsa de este grupo de Facebook que lleva ese paradójico nombre de "Democracia Real".


Estos casos de censura y expulsión no son aislados
 y se suceden en diversos grupos de facebook y telegram pro-Podemos,
como síntoma de la creciente fanatización y anulación de todo debate crítico dentro de las filas de Podemos, como síntoma de la apropiación exclusiva y definitiva del "partido del 15-M"
por parte de aquellos que ocuparon las plazas
alentados sólo por el odio de clase y el discurso de extrema izquierda filocomunista,
anulando finalmente los principales ejes del verdadero espíritu del 15-M :
de empoderamiento de la ciudadanía y la conquista de la autonomía política individual,
y como superación del viejo paradigma delegatorio del "sufragio cuatrienal"
por el nuevo paradigma antidelegatorio y de democracia participativa del "ciudadano-político".


De forma lamentable parece que se engrandecen todavía más aquellas declaraciones de Joaquín Urías, profesor de Derecho Constitucional en la universidad de Sevilla, letrado del tribunal constitucional y activista del Foro Social de Sevilla: "Ya nadie se llama a engaño. Podemos es un partido centralista y vertical, dirigido con mano férrea por un grupo de amigos que han ido desactivando sistemáticamente cualquier intento de las bases de construir un movimiento político participativo y horizontal. Siempre ha sido así, pero ahora lo empieza a saber la opinión pública. Y eso va a tener un coste electoral".
A estas declaraciones pareciera que hubiera que añadir que a la postura hermética y el blindaje anti-bases
de la cúpula política de Podemos se ha agregado también el concurso voluntario o dirigido
de un grupo de censores y elementos fanáticos dispuestos a destruir todo clima de debate abierto y crítico:
la bunkerización del discurso.









¿Se trabaja estos días desde la dirección de Podemos
y los grupos de trabajo del CJE,
en el cierre de filas del argumentario político y la divergencia interna,
en el influjo y la vigilancia decidida sobre la conformación de opinión
en todas las redes y medios sociales,
aplicando acosos y censuras políticas
ante cualquier corriente crítica que pueda afectar a la movilización de ese electorado podemita
que aún cree de forma ingenua que Podemos es garante y continuación del espíritu del 15-M,
usando a su favor a toda esa masa de militantes intolerantes y fanatizados
para seguir haciendo creer a la masa de simpatizantes de las ideas del 15-M
de que en realidad Podemos sí es su única traducción política
y no otro partido anticapitalista y comunista más de estructura centralizada y vertical,
moviéndose como única novedad en la ambivalente y pragmática estrategia discursiva
 de los populismos latinoamericanos,
tratando de pescar el mayor electorado posible entre la oclos sublevada y el lumpenproletariado reactivo
machacados por la política neoliberal de la burguesía,
operando así en esa misma dinámica de acción política practicada en Venezuela y Bolivia,
beneficiándose de los mismos marginados y excluidos
tras décadas de opresión de la burguesía liberal venezolana y boliviana?





¿El único programa político de Podemos
se sustenta justamente en el odio de clase burgués y anticapitalista
lucrándose políticamente del inagotable combustible revolucionario en sentido marcusiano
provisto por la indignación de la oclos y el creciente lumpenproletariado expulsado por su prescindibilidad
del actual tardocapitalismo postindustrial, neoliberalizado y ultratecnificado?





¿Como dice un buen amigo firme creyente también que la única revolución posible
 es la revolución anarcoindividualista de empoderamiento y autotransformación en la esfera del individuo, comenzamos a apreciar el verdadero rostro del caballo de Troya pseudorevolucionario
en las filas de Podemos-15M
entre aquellos que enfática y supuestamente defendían una “democracia real”
y que sólo defienden en el fondo su “democracia”,
y cuyos techos de libertad individual son tan bajos y asfixiantes
como las tiranías que pretenden denunciar y derribar?




¿Habrá que recordar de nuevo que el modelo estalinista
no era revolución social sino una forma más de fascismo popular?






chusma

(Del genovés ant. ciüsma, y este del gr. κέλευσμα, 
canto acompasado del remero jefe para dirigir el movimiento de los remos).
1. f. Conjunto de gente soez.
2. f. Muchedumbre de gente vulgar.
3. f. Conjunto de los galeotes que servían en las galeras reales.
4. f. Am. Conjunto de indios que, viviendo en comunidad, no eran guerreros, 
o sea mujeres, niños y viejos considerados en conjunto.
5. f. despect. Arg. Persona chismosa y entrometida.
6. f. despect. coloq. Cuba. Persona de modales groseros y comportamiento vulgar.



fanático, ca.

(Del lat. fanatĭcus).
1. adj. Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, 
sobre todo religiosas o políticas. U. t. c. s.
2. adj. Preocupado o entusiasmado ciegamente por algo. Fanático por la música.







¿Qué diferencia de grado hay entre la chusma de fanáticos de la extrema derecha neoliberal española
y la chusma de fanáticos de la extrema izquierda filocomunista visibles en Podemos?



¿Las diferentes "divisas de verdad" política de unos,
y los diferentes sectores de población
a las que se dirigen sus "políticas clientelares" para sostenerse u optar al poder?



 ¿Toda la deriva política de la expresión de indignación del Movimiento 15-M
frente a la corrupta política tradicional y la impotencia de autorepresentación política del individuo
se ha acabado reduciendo a una mera contienda de fanáticos de extrema izquierda filocomunista
 combatiendo a fanáticos de extrema derecha neoliberal,
apoyados en masa por el odio de clase de la oclos enardecida y el lumpenproletariado excluido?




 ¿Estamos ante el decepcionante cumplimiento de la máxima de que toda revolución
no es más que la sustitución de un poder subyugante por otro poder subyugante
con otras “divisas de verdad” y otra “clientela”?



¿De nuevo el guerracivilismo como estructurador de la identidad individual de este país
y como clima de excepcionalidad social suspendiendo hasta nuevo aviso todo "espíritu racional y crítico":
otra vez en exclusiva tiempos de trincheras y estandartes?




¿A alguien en la cúpula política de Podemos le preocupa que Pablo Iglesias
haya sido elegido en primarias como candidato a la presidencia con un ridículo 16% de los votos?




¿Cómo es posible que Podemos,
el partido que aglutina supuestamente todo el espíritu de compromiso político
y de participación individual del 15-M,
 haya derivado finalmente en un bochornoso espectáculo de participación en sus primarias
eligiendo al candidato a las elecciones generales con un vergonzoso 16%?




¿Una vez derrotado y desmovilizado el sector crítico de Podemos
que representaba el verdadero espíritu del 15-M de política horizontal y participativa,
la dinámica interna del partido ha quedado en manos de su militancia más reactiva y fanatizada,
ajena a todo debate intelectual e ideológico,
únicamente demandantes de cabezas enemigas en bandejas de plata?




¿Resulta ésta una prueba convincente más
de que la mayoría de la masa de simpatizantes de Podemos (el alto porcentaje que no participó)
no tienen ningún interés ideológico en quien se presente ni con qué programa político,
expoleados sólo por su odio de clase burgués y su resentimiento político
reclamando como única voz política "guillotinas y al paredón",
 o sea,
un esquema de potencial oclocracia social
gestada entre la simbiosis de unos avispados oclócratas y una oclos revolucionada?





¿Acabaremos descubriendo alguna vez que el verdadero experimento intelectual
del reducido grupo de profesores de ciencias políticas de la Complutense,
 jugando en excedencia temporal a ser revolucionarios a tiempo completo,
no era la escritura de una docta tesis política del tipo
"De cómo probamos empíricamente que el gregario hombre común sigue siendo maleable 
a los cantos de sirena revolucionarios bajo un discurso pseudomarxista 
en los tiempos del actual tardocapitalismo postindustrial",
sino un trabajo más complejo en la línea del pensamiento revolucionario de Marcuse,
titulado:
"Lumpenproletariado y oclocracia: 
redibujando las fronteras revolucionarias entre marxismo y populismo"?





¿O,
es que quizá el grupo de profesores de la Complutense,
directores de la orquesta podemita,
lejos de sofisticados experimentos intelectuales,
son clara y llanamente un grupo de convencidos oclócratas
atraídos por la metodología de la oclocracia
como vía revolucionaria,
mediante la gestión política de la oclos y de todo el espectro reactivo de la sociedad,
para dar cumplimiento y satisfacción
a sus aversiones anticapitalistas filomarxistas y su odio de clase burgués?





¿La dura lección sociopolítica que habrá que sacar en algún momento en el futuro
analizando la evolución política del 15-M,
es que tal vez nunca habrá posibilidad real de construcción de un mayoritario "demos",
porque tal como en la imposibilidad de fundar una sociedad anarcoindividualista
interviene la realidad limitante de que no hay suficiente masa crítica de verdaderos anarcoindividualistas,
en la imposibilidad de institución de un verdadero "demos" interviene también la realidad condicionante
de que no hay suficientes demócratas comprometidos en su autorepresentación y convivencia política,
dominando siempre al igual que en las elecciones de presidentes de las comunidades de vecinos
(arquetipos de democracias a pequeña escala),
la acción delegatoria en cualquiera antes que asumir el control ejecutivo de la situación:
la hegemonía de la naturaleza humana gregaria y dependiente,
los réditos biológicos en clave sociopolítica de la simbiosis asimétrica y el parasitismo?




 ¿La esperanzadora dinámica revolucionaria asamblearia y de empoderamiento del individuo
 como superación de la vieja política tradicional,
 acabará declinando de modo lastimoso hasta trasformarse en poco más que en el instrumento
 para resucitar y recrear de nuevo —vía contienda electoral— el guerracivilismo:
esa potencia constitutiva por dicotomización de la identidad de la nación española?




Cuando vuelvan a llenarse las plazas con el viejo espíritu del 15-M
de empoderamiento y autonomía del individuo
y de superación de la vieja política partidista de líderes y masas acríticas,
que alguien lo tweete,
gracias.




© 2015 Biel Rothaar