mardi 8 septembre 2015

Dudas y Cuestiones (72)








Leemos en The End of Organised Capitalism de Scott Lash y John Urry:
Marx y Engels en el Manifiesto son también analistas de la “modernidad” y ven, en efecto, 
a la burguesía como una clase profundamente revolucionaria, poniendo en marcha una cadena extraordinaria de acontecimientos, desarrollando las más formidables y sofisticadas fuerzas de producción que en todos los siglos precedentes. Las vidas de las personas son así controladas por una clase burguesa revolucionaria —por una clase con un interés particular en cambio, crisis y caos—. El ciudadano en esta era moderna debe aprender a no sentir más nostalgia por las “relaciones fijas y congeladas” del pasado real o idealizado, sino a deleitarse con la movilidad, a prosperar en la renovación, a ansiar futuros desarrollos en sus condiciones de vida. Como un mundo de cambio, es un mundo que gira salvajemente fuera de control, amenazante y destructivo. 
La burguesía se mueve así dentro de una órbita profundamente trágica.







¿La clase burguesa
pudiendo ser descrita en su discurrir y producción de relato histórico
como una forma de anarcofascismo
marcada por el signo de una constante creatividad destructiva,
 generadora de un fenotipo socioambiental de invariable estado de cambio, disruptividad y caos?



¿En este sentido,
 podría ser entendida de forma paradójica la burguesía
como una clase social precursora y aliada en el potencial advenimiento
de venideros marcos sociales de anarquía y caos
donde pudiesen aparecer como acontecimiento evolutivo natural
 formas sociopolíticas de anarcoindividualismo libertario autoorganizante y autónomo?



¿La burguesía
operando paradójicamente en el tiempo a modo de introductor paradigmático
 de las potencias creativas y dinámicas del anarquismo,
como un vehículo histórico posibilitador del tránsito del arquetipo de la unidireccionalidad totalitaria
 al arquetipo de la multidireccionalidad multivectorial, compleja, dinámica, plural, disruptiva
y positivamente caótica propia del ideario anarquista?



¿En esta inflexión anarca
que subsiste de fondo en el espíritu burgués,
el siguiente paso deseable sería la potenciación ideológica
de todas las facciones internas del neoliberalismo filofascista burgués
a través de sus componentes ultraliberales hacia la forma filoanarca y libertaria del anarcocapitalismo,
como demoledor absoluto del Estado
o
 como reductor del Estado a su mínima expresión orgánica en el sentido expuesto por Nozick?




¿En una sociedad anarcocapitalista
se podría dar la coexistencia a modo de “sociedad paralela”
o de “sociedad infiltrada” del anarquismo mutualista proudhoniano cooperativista y pro-mercado,
siempre y cuando éste encuentre espacios de cooperación e interconexión simbiótica
con los flujos del capital,
del mismo modo que las modernas formas de economía colaborativa
son permitidas dentro del sistema por su funcionalidad operativa
en la producción de nuevos modelos de transmisión e intercambio de capital y trabajo?




¿El carácter cambiante, dinámico y disruptivo de la sociedad burguesa
como extraño cómplice y potencial desencadenante histórico del anarquismo?



¿La tragedia final de la burguesía será que su espíritu totalitario
perezca disuelto en el estallido autoinducido
de libertarismo ácrata y de caótica multiplicidad creativa individual
de un alba anarquista?




© 2015 Biel Rothaar