samedi 1 août 2015

Microcuento nº 9 (Los vivos y los muertos)







Apareció a contraluz a mitad del pont des Arts,
                                                                      sin darse cuenta de los que estábamos a su alrededor,
y sosteniendo un cigarrillo apagado como si se le hubiese olvidado en las manos mientras terminaba de pensar alguna cosa.
                  Tenía ese silencio característico de los hombres que siempre suelen actuar más que hablar,
y esa apariencia sólida de los hombres que saben de dónde vienen, y que siempre saben a dónde van.





Su mirada se posaba con la misma tensión en las caras y en los objetos 
como si pertenecieran a la misma categoría, 
como si fuesen variables equiparables de una misma representación. 
La vida seguía su teatral curso en sus inmediaciones de manera refractaria 
como si su devenir le fuese ajeno
                                                 o incluso como si perteneciese a otra dimensión, 
siendo solamente reconocible una breve interacción en la atención prestada a la carrera de un
niño
       que pasó a su alrededor sin rumbo,

jugando a escapar o intentando escapar de verdad.  






Alfredo María Bonanno 
después de analizar por última vez con gesto divertido 
el 
rutinario 
paso 
de un bateau-mouche
y sus ocupantes estáticos como si fuesen maniquíes de un escaparate, 
tiró una moneda al Sena como si estuviese 
echando a suertes 
el propio destino del mundo.





Después
comenzó a alejarse hacia la cúpula de la Académie des Beaux-Arts,
                                                                                                                   con la mirada fija en su fachada como si fuese analizando el punto más adecuado para su
detonación,
y dejando escapar a continuación una sonrisa delatora
                                                                                 como si la reflexión le hubiese dejado ese estremecedor
goce
de las tentaciones abisales
o como si por un momento
se la hubiese imaginado explotar de verdad sobre el cielo parisino.




Sin que nadie reparase en su presencia abandonó el pont des Arts con dirección a la rue Mazarine
con el paso imperial de los mariscales que se quedaron solos en la batalla y no se rindieron, 
destacando sus pasos entre la multitud como una nota armónica en medio del ruido, 
como la imagen de los vivos en medio de los muertos. 
                             

                                                                                               
© 2015 Biel Rothaar