samedi 8 août 2015

Microcuento nº 10 (Un hombre llamado Nada)







Al principio, 
Nada 
había maldecido en silencio 
durante muchos años de su adolescencia a su padre, 
cuando aún poseía la vanidad y la voluntad de trascender en algo, 
y su nombre 
                  era la primera condena para aquella legítima ambición. 



Durante aquellos años, 
Nada 
había mantenido una rivalidad feroz con aquel hombre beckettiano 
de constante entrecejo fruncido
 que había decidido abocarle a la insignificancia nominal, 
al más abrupto de los ridículos sociales.



Diversas teorías 
había manejado en aquellos días 
                                                 para explicar la decisión de aquel hombre, 
que 
como si quisiese disimular una oscura determinación, 
siempre había destacado por contra en su entorno social por un humanismo incorruptible,
 incluso ante la afrenta y la vejación, 
  que 
       durante toda su vida
                                     le había tratado paradójicamente 
con el mayor de los afectos y de las consideraciones. 



Todo permanecería inamovible
                                                                              sujeto a aquella dinámica de rencor y desconfianza,
hasta que
                      Nada 
experimentó una catarsis en la relación con su padre
 el día 
que asistió a una violenta discusión 
                                      en la que su padre se levantó enfurecido de una reunión de
 amigos, 
gritando mientras se alejaba,
 «más que debatir de forma idealista 
                                                      sobre cómo podrían alcanzarse mundos mejores,
 habría que empezar
 a preguntarse 
para llegar a una verdad más definitiva, 
las causas de por qué no se acaba nunca
de construir ningún
mundo
          mejor que este, 
                                    osar pronunciar alguna vez de manera revolucionaria 
que nunca
 habrá un mundo mejor que este
 porque de la mezquindad solamente puede engendrarse mezquindad, 
y del barro podrido 
únicamente
 pueden construirse
 castillos aberrantes e inhóspitos».




Desde entonces,
                          Nada
              nunca
volvió a ver a su padre de la misma manera,
                                                                  y hasta el día de su
muerte
sus esfuerzos como hijo
                                    se centraron en transformar el rencor y la desconfianza
                                                                                                                       en gratitud e incondicional amor filial.





Años más tarde del fallecimiento de su padre, 
Nada 
continuaba atrapado, 
a modo de martirio personal,
 en la reflexión acerca de las razones exactas
que habían guiado a su padre
                                             a marcarle con aquella condena nominal.



En no pocos momentos se había decantado
 por la opción de asumirlo 
como un estímulo siniestro para huir del vacío
 como inercia creadora de “algo”
 que lo desmintiera o incluso lo confirmara por contraste.


En otras ocasiones
creyó descubrir sin embargo en su fatídico nombre, 
el obsequio de un impulso metafísico eterno
                                                             para no distanciarse nunca de la íntima reflexión sobre el verdadero sentido del Ser.




Otras veces
 le pareció encontrar finalmente el significado correcto 
en la voluntad de materializar en sí mismo el ciclo de toda la cosmología agustiniana 
que circula de la nada a la nada, 
                                                portando así en su Ser 
como un estandarte humano 
el impronunciable nombre del destino de toda la Humanidad. 

                              
                                        


Biel Rothaar

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.