vendredi 14 août 2015

Dudas y Cuestiones (66)









Podemos cae desde enero en las encuestas del CIS nueve puntos porcentuales 
precipitándose a un no decisivo 15,7 % de intención de voto. 




¿Se va aclarando el panorama revolucionario de las plazas del 15-M,
desapareciendo los falsos “revolucionarios del bolsillo
y quedando únicamente el mismo substrato de toda revuelta social:
los bienintencionados revolucionarios de costumbre
y esos desbordados cíclicamente de las fuerzas dominadas reactivas
 que siempre operan en el límite en un sentido deleuzeano?



¿El sujeto revolucionario marxista
(ese viejo proletariado industrial reconvertido en la multiforme clase media laboral 
anestesiada en el consumismo y el tecnoconfort posmoderno),
se diluye en las encuestas del magma revolucionario podemita al ver reconquistado de nuevo
 los beneficios y las dádivas alienantes del sistema de bienestar tardocapitalista?



¿El principal residuo positivo que dejará a su paso el fenómeno Podemos será su testimonio histórico
 a modo de esa señal de alarma que el esclavo exhala siempre como lamento o como alarido
denunciando puntualmente el exceso de castigo por parte del sádico amo?



¿El fenómeno Podemos beneficiando en el fondo al poder estatal
como ese saludable y efímero grito de ira usado en terapia psiquiátrica
 para descomprimir la represión acumulada antes de que ésta devenga en violento episodio psicótico?



¿Quién quedará finalmente como irreductible masa revolucionaria podemita:
aquel nuevo sujeto revolucionario que identificaba Marcuse
como sustituto del viejo proletariado industrial marxista asimilado por el tardocapitalismo consumista,
aquel lumpenproletariado salido de las capas más marginales de la sociedad y las capas juveniles:
la oclos enardecida y esos héroes juveniles en edad de probar su heroísmo y su rebeldía social ácrata
 antes de su absorción por el sistema una vez llegue la fatiga revolucionaria
 y aparezcan las tentaciones de las seductoras eudemonías del sistema a la manera de un Cohn-Bendit,
o sea,
una reescenificación a la española del “mayo del 68 francés”
casualmente también después del brusco fin de una década de prosperidad?



¿El fenómeno Podemos como el “mayo del 68 español”:
la misma gestión de la oclos enardecida y la hercúlea juventud insatisfecha
a través de la intelectualidad progresista de la Complutense
en sustitución de la intelectualidad progresista de la Sorbona?



© 2015 Biel Rothaar