samedi 8 août 2015

Dudas y Cuestiones (64)







Un estudio del banco ING-DiBa vaticina que en solo dos décadas 
los robots se apropiarán de 18 millones de empleos en Alemania, 
aproximadamente la mitad del total. 


Un estudio realizado por la Universidad de Oxford 
afirmaba en 2013 que el 47% de los empleos en Estados Unidos 
estarían en peligro en la próxima década 
por el avance futuro de la robotización en empleos desempeñados hasta ahora 
por trabajadores humanos.


En China esta visión de futuro 
va camino de convertirse ya prematuramente en una realidad. 
Las empresas chinas compraron 34.000 robots en 2013
 y la cifra subió en 2014 hasta las 56.000 unidades, 
siendo además el productor y mercado mundial de referencia. 




¿Esta circunstancia abre la puerta a un nuevo horizonte impredecible
donde por primera vez en la Historia el proletariado queda abolido como sujeto histórico,
convertido en un sujeto social prescindible?


¿Esta amenaza de desempleo masivo
en las principales potencias económicas del mundo
dibuja el riesgo potencial del estallido a escala global de cíclicas revoluciones sociales
por la descomposición de la voluminosa clase proletaria
en una nueva clase de parias?


¿El progreso creciente del modelo industrial moderno,
cada vez más hipertecnificado,
con cadenas de montaje más robotizadas y gradualmente más autosuficientes,
donde la mano del hombre será cada vez menos necesaria,
provocará en el horizonte cercano un resurgir del viejo movimiento obrero de los luditas (luddites),
que a inicios del siglo XIX se levantaron en rebelión social en los días de la Revolución industrial inglesa,
 hermanados en un feroz odio común contra el auge de las máquinas
que sustituían el trabajo artesanal de los obreros en las fábricas del sector textil?


¿La Inteligencia Artificial como el instrumento providencial del empresariado
para la derrota definitiva de todo sindicalismo revolucionario?


¿El destino geopolítico mundial de este siglo XXI
es contemplar en oposición a la belicosa contienda política
 de los grandes metarrelatos ideológicos del siglo XX,
una nueva contienda despolitizada
entre simplemente subversivas oclocracias o represivas oligarquías
 bajo los telones eufemísticos de “estructuras democráticas”?


¿El progresivo blindaje con represivas “leyes mordaza”
 al que asistimos en todas las pseudodemocracias oligárquicas occidentales
 es precisamente un rearme “legal” como preparación anticipada para el combate
de ese anunciado escenario extremo de precarización y pauperización social?


¿En una interpretación positiva podría reconvertirse esta génesis sociolaboral de la robótica
 en la oportunidad para una revolución estructural en la que apoyándose en la servidumbre de los robots
 se crease una sociedad imitadora de la polis clásica en la que el ciudadano libre ateniense
 liberado de la carga del trabajo alienante (gracias a la servidumbre de los esclavos),
podía entregarse al desarrollo de sus sentidos y de sus aptitudes?


¿Esta coyuntura podría conducir igualmente de manera catártica
 a ese individuo proletario reconvertido en paria
 al escrutamiento obligatorio de la senda anarcoindividualista libertaria
 al margen de las estructuras de la Sociedad,
explorando forzosamente su libertad y su autonomía personal
mediante el ejercicio del cooperativismo proudhoniano
 o de la autogestión y la autoproducción personal de bienes y pensamiento?



¿La explosión futura de la Inteligencia Artificial y sus usos sociales
como ese cisne negro talebiano,
como esa emergente variable improbable y desconocida
que modifica radicalmente un sistema previo
 llevándolo a través de lo extremo y una nueva complejidad inesperada
a la realidad de nuevos paradigmas?





Biel Rothaar
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.