vendredi 24 juillet 2015

Microcuento nº 8 (Deseo)

                                        
                                           




Los jóvenes se habían quedado dormidos en la recóndita cala naturista,
y cuando se despertaron
la pareja joven
ya se había instalado con discreción 
en la otra punta de la cala.


A lo lejos
              resonaban
las risas de otros jóvenes
                                      que regresaban a puerto
                                                                          a bordo de un pequeño crucero,
y ellas
recordaron
                 entonces,
                              entre carcajadas,
                     cuando él navegando por el canal du Midi se había estrellado contra la ribera
porque iba leyendo
al mismo tiempo que gobernaba el timón.


Desde
la
otra
punta
de
la
cala,
la joven pareja
prestaba atención a los jóvenes extranjeros risueños
intentando descifrar en vano los detalles de su
conversación
y
de
su
felicidad,
hasta que de pronto arrancaron a correr desnudos hacia la orilla 
bañados por las últimas luces de la tarde,
 y dejando sus huellas grabadas en la arena 
con la fragilidad 
de cualquier belleza efímera.



Cuando
los 
jóvenes
abandonaron
el
agua,
descubrieron que la joven pareja
                                                 había movido su toalla
                                                                                   acercándose a sus toallas,
                                                                                                                           y
                                                                                                                             les
                                                                                                                                 miraban
                                                                                                                                 fijamente
                                                                                                                                 con una expresión
                                                                                                                                 que ellos
                                                                                                                                 no supieron
                                                                                                                                 valorar
                                                                                                                                 si era 
                                                                                                                                 curiosidad
                                                                                                                                 o
                                                                                                                                 deseo.





Los
jóvenes
extranjeros
                 recogieron
                 de inmediato
sus cosas,
y despidiéndose amablemente abandonaron
                                                                  la cala
                                                            por
                                                                 el
                                                                    escarpado
                                                                                    sendero
                                                                                                 de
                                                                                                      las
                                                                                                          rocas.




Mientras se alejaban,
los jóvenes
coincidieron en sentirse afectados 
                                                   por el sentimiento compartido
    de una cierta angustia lacaniana,
                                                    la angustia de no saber lo que el Otro


quiere de nosotros.





                                                      En la base de esa angustia
encontraron
también la coincidencia
de la incapacidad
de señalar 
con firmeza
las múltiples expresiones del deseo,
el deseo como expresión platónica de una carencia,
el d e
s
e
 o
como la expresión de la voluntad transgresora de la Ley,

el          d   e   s   e    o
como 
seducción de lo  p  r  o  h  i  b  i  d  o,

el d
      e
        s
          e
            o
como
compleja 
relación lyotardiana de la ausencia en la presencia,
y de presencia
                    en
                    la
                    ausencia.



Desde lo alto de las rocas,
los jóvenes volvieron de nuevo la vista sobre la cala,
sobre la figura inmóvil de la joven pareja
que cada vez
 iba quedando más distante,
provocando
que se fuese disipando poco a poco
el influjo cegador de la presencia,
y fuese emergiendo en su lugar el poder evocador de la ausencia.

                              
                                                                                               
© 2015 Biel Rothaar