mercredi 8 juillet 2015

Microcuento nº 6 (Play it again, Sam)

             

a Sam,
por aquellas noches



                                        Sam era uno de esos yonquis que se despiertan al atardecer.
Sam tenía su domicilio fijo en las noches berlinesas y en sus calles
detrás de su guitarra
desdentada de las cuerdas más agudas.
Sam era uno de esos yonquis no vocacionales,
que habían encontrado en ciertas adicciones
 el salto cuántico
necesario
para transitar a otra realidad por puro asco y autoprotección de la verdadera realidad.
Sam era uno de esos misántropos
que en el fondo aman demasiado a la humanidad,
y uno de esos seres lúcidos que habían decidido consumir la vida a tragos largos
 y extinguirse
como una prematura supernova.
Sam, 
        en el análisis de proximidad,
                                                  se descubría que era un yonqui de método,
                                                                                                                 un suicida de paso corto,
                                                                                                                                      uno de esos 
                                                                               que deciden autocontemplarse en la caída 
                                                                               a cámara lenta
                                                                                                  mientras van riéndose a mandíbula batiente
  de todo y de todos,
                                         los que se quedan atrás
                             enmarañados 
                    torpemente
            en las telarañas de las pseudoexistencias.                                              
                                                                      Muchas veces, 
                                                                                            a esa hora de la madrugada 
                                                           en la que las putas más jóvenes empiezan a bostezar,
algunos le pedíamos a Sam que tocara algo otra vez,
que tocara algo otra vez
metiendo bien los dedos 
en las vísceras,
que tocara algo otra vez
como solamente él sabía hacer con maestría,
metiendo bien los dedos hasta el fondo del hígado,
                                                                            y removiendo la hiel con destreza
                                                                                                                       hasta que conseguía que subiese hasta la garganta
un delicado regusto ácido
que era siempre como el último beso de la noche.


         
© 2015 Biel Rothaar