vendredi 3 juillet 2015

Microcuento nº 5 (El interrogatorio)





¿Pero a ti te gusta verdad cabrón? 
Es sencillo perro, solamente tienes que decirlo y te soltaremos. 
Solamente queremos escuchar un poco de verdad. 
A ti te gusta hacerlo, disfrutas de todo eso, eres un torturador vocacional, te gusta ser su matón, 
hacer sus sucios encargos, pagarte la vida con eso. 
                                                                         ¿Es así verdad cabrón? 
                                                                                    Solamente queremos escuchar un poco de verdad. 
No tienes remordimientos ni miedo a que incluso tu hija pequeña sepa cómo te ganas en realidad la vida, las cosas que haces cuando nadie puede verte, 
                                                                 cuando las cámaras están torcidas, cuando muestras tu verdadera cara de sádico hijo de puta. 
                                Es sencillo perro, solamente tienes que decirlo y te soltaremos. Lo dices, te grabamos y te vas. 
Solamente necesitamos un poco de verdad.
                                                                  Solamente tienes que confesar que te gusta, que disfrutas de todo eso, 
               que cada oportunidad intrascendente es una oportunidad para tu violencia sádica. 
                                                                                            Solamente necesitamos eso, conseguir un poco de verdad para los oídos del mundo, 
como una necesaria canción nueva. 
                                                     Solamente queremos escuchar algo de verdad. 
Nada más. 
¿Porque a ti te gusta verdad cabrón? 
Es sencillo perro, 
solamente tienes que decirlo y te soltaremos. 
Ya sabes lo que queremos, solamente queremos escuchar un poco de verdad, 
solamente un poco de verdad. 
Alguna maldita verdad. 
Nada más. 
Después de seis horas atado a aquella silla, el viejo policía aceptó confesar, y después rompió a llorar como solamente lloran los niños huérfanos o los que han perdido algo muy valioso que no volverá jamás. 
                                                                                                          Ellos lo miraban en silencio, respetando con generosidad su caída al vacío, 
                                                                       esperando simplemente la señal que mostrase el desenlace. Después abandonó la vieja nave industrial sin fuerzas ni para decidirse a correr, 
ni tampoco para echar la vista atrás y memorizar una vez más los rasgos de los encapuchados, 
solamente deambulando de regreso hacia los márgenes urbanos de la ciudad, como un zombie desorientado, como uno más. 




                                       
Biel Rothaar
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.