vendredi 3 juillet 2015

Microcuento nº 2 (Aculturación)





El pastor había dicho la frase con naturalidad, 
                                                                     y 
                                                                      el senderista 
                       la escuchó dos veces en su cabeza: 
                                                                            “El cencerro era el viejo GPS cuando no había chismes”. 
Mientras siguió ascendiendo hacia la cima, 
el senderista
                  se acordó varias veces de la frase, 
                                                                     y 
                                                                     de la expresión distendida del pastor mientras la pronunciaba. 
Había en todos los pormenores de la secuencia un espasmo que le costaba identificar en detalle. 
En ese estado anímico, 
                                  el senderista
                                                    se fue acercando
                                                                              con esfuerzo
                                                                                                  hasta la cima 
desde donde se prometía ver la ciudad reducida a un punto geométrico, 
brillando con irregular intermitencia, 
                                                      como si fuese un faro anárquico 
                                                                                                      donde cupiesen todos los destinos.

                                                                                                       

© 2015 Biel Rothaar