jeudi 2 juillet 2015

Medusa






No importan los nombres
bajo los que te escondas,
nuestro destino no está a salvo de palabras.

Sé que no importa lo lejos
que me refugie 
de tu centro.

Sé bien que un día
vendrás otra vez desde el pasado,
y pereceré de nuevo ante tu canto de sirena.

No importan los nombres
bajo los que te escondas,
nuestro destino sé bien 
que siempre estuvo escrito
en el fondo de tus ojos de cocodrilo. 



© 2015 Biel Rothaar