vendredi 3 juillet 2015

Karnaval (Capítulo 9/24)







Karnaval





Biel Rothaar

Karnaval








Primera edición: julio 2015
Copyright © 2015, Biel Rothaar
Cubierta: © Biel Rothaar



© Todos los derechos reservados
Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los
titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la
reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o
procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento
informático y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o
préstamo públicos.






a Rose
en cuyo interior conviven todas las mujeres que amo






La historia de los hombres no será nunca
la historia de los ángeles

Auguste Romieu
(L'Ère des Césars)






EL GRAN CARNAVAL
Anexo IX




En el fondo quizá todo está resumido en cierta forma en el prefacio que hizo Pierre Citron para la obra L'Éve future de Villiers de L'Isle-Adam, cuando sintetizando la obra de Villiers este nos dice acerca de Lord Celian Ewald: “Celui-ci, homme sensible et d'une frémissante intelligence, est prêt à se tuer par désespoir : il aime passionnément une jeune actrice, Alicia Clary, merveilleusement belle et gracieuse, mais sotte et conventionnelle, au dernier degré”, pero en verdad qué hombre ha estado libre de tal martirio, todo hombre está quizá condenado a pasar por ese trance una vez en la vida, tal vez sea un camino inevitable, imposible de eludir, y acaso tu fuiste querida esa primera Alicia Clary que todo hombre sufre alguna vez, aunque tu poseyeras esa marca singular en forma de aflicción crónica en la que se apreciaba perfectamente que habías sido siempre consciente de tu simpleza y de tu tendencia a la convencionalidad, y que por esa razón habías siempre deseado huir de esa fatalidad, conduciéndote a ti misma así a una suerte de naufragio social a través de tu cabaret de guitarra a cuestas, aunque por eso justamente tu gracia y tu encanto eran mayores, porque en ti estaba ausente esa cierta petulancia y la arrogancia de ese supuesto destino superior interiorizado merced a los sucesivos triunfos de ascensión social que las verdaderas Alicia Clary van conquistando y coleccionando desde la primera adolescencia, y por ese motivo combatirte fue más difícil, tu complejidad era tu verdadera seducción, comprenderte se convirtió así en una larga obsesión, cuántos hombres habrán sufrido el mismo calvario, cuántos hombres lo sufrirán todavía, cegados por una visión incomprensible a simple vista, absolutamente inexistente en cualquier manual de tópicos y clichés sobre arquetipos femeninos, pues tal era la variada amalgama de tonos con los que se había ido conformando tu personalidad a lo largo del tiempo, como si intuyeses que la claridad no era un tono que sentase bien ni a tu mirada ni a tu espíritu, intuyendo con buen criterio que para tu perfil era preferible estimular el valor de lo abstruso, el valor de una cierta incomprensibilidad, cultivar el valor de la mujer dotada de misterio, aunque ese misterio no fuese más que la entrada a un paraje de ruinas y callejones sin salida, porque sabías bien asimismo que ciertas bellezas sin expectativas suelen convertirse pronto en bellezas decepcionantes, y por eso intentar crear al menos la fuerza del enigma, disimular la sensación de vacío con algún tipo de adminículo interpuesto, y por esa razón sin duda pensaste que era mejor incentivar ese tipo de bellezas que desorientan por una pretendida ausencia de pasado y por una indiferente perspectiva de futuro, ese tipo de bellezas que parecen estar fijadas en un presente perpetuo, en un extraño lugar en el que aparentemente se hubiese desistido de medir el tiempo y de rendir cuentas por el paso de este, mientras sin embargo este nos va atravesando una y otra vez sin piedad.





EL GRAN CARNAVAL
25-32



25 EXT. VENECIA – PONTE BORGOLOCO – DÍA

En el embarcadero del rio Pestrin, colindante al ponte Borgoloco,
KAREN toma de repente un taxi acuático sin dar muchas
explicaciones a CLAIRE, que permanece cariacontecida viendo
cómo se aleja desde el puente.

CORTA A:


26 EXT. VENECIA – DÍA

El TAXI ACUÁTICO lleva velozmente a KAREN entre
canales hasta la ANTIGUA CASA DE PIETRO en el rio della
Misericordia.

CORTA A:


27 EXT. BARRIO DE CANNAREGIO – CASA DE PIETRO – DÍA

El TAXI ACUÁTICO deja a KAREN en uno de los
EMBARCADEROS PRIVADOS del rio della Misericordia, desde
donde se accede mediante UN PEQUEÑO TÚNEL al PATIO
INTERIOR COMÚN del grupo de viviendas donde estaba el
domicilio de PIETRO.

De inmediato, se siente aturdida por la emoción que provoca
en ella el reencuentro con ese lugar.

ENCADENA A:


28 EXT. FLASHBACK – VENECIA – PATIO DE LA CASA DE PIETRO – DÍA

La JOVEN KAREN juega con FABIO (9), el hermano
pequeño de PIETRO en el patio interior.

DESDE EL EMBARCADERO, PIETRO llama con
insistencia a la JOVEN KAREN, pero FABIO la coge del brazo
tratando de retenerla.

PIETRO reprende a su hermano pequeño, hasta que la
MADRE DE PIETRO interviene desde el piso superior
llamando a FABIO, que regresa entonces cabizbajo hacia la casa
ante la sonrisa y la mirada tierna de la JOVEN KAREN.

ENCADENA A:


29 EXT. PATIO DE LA CASA DE PIETRO – DÍA

KAREN atraviesa el patio emocionada.
Observando que la puerta de la casa donde había residido con
PIETRO cuando era joven está abierta, KAREN se va acercando
despacio con pasos nerviosos subiendo UNAS VIEJAS
ESCALERAS DE PIEDRA.

CORTA A:


30 INT. CASA DE PIETRO – DÍA

KAREN da algunos pasos temerosa desde el exterior hacia el
interior de la casa.

Una PRIMA DE PIETRO (41) la descubre detenida en mitad
del vestíbulo, mirando hacia EL TECHO boquiabierta.
Ante la titubeante solicitud de KAREN de ver a PIETRO, la
PRIMA DE PIETRO le comunica que este reside en Milán
donde se ha casado hace más de quince años, el mismo destino
que su hermano FABIO desde hace apenas tres años.
KAREN entra en la casa desbordada por los recuerdos.
Marchando por un estrecho pasillo, al final del cual se percibe
un luminoso salón con vistas a los canales, KAREN parece
repentinamente escuchar UNA MELODÍA VENECIANA.

ENCADENA A:


31 INT. FLASHBACK – VENECIA – CASA DE PIETRO – DÍA

En una esquina del salón un VIEJO TOCADISCOS
interpreta UNA MELODÍA VENECIANA (la misma melodía que
había recordado Karen).

En el centro del salón, sentadas alrededor de una pequeña
mesa de costura, la JOVEN KAREN y la MADRE DE
PIETRO confeccionan BORDADOS RELIGIOSOS con la
antigua técnica de bordado llamada Hardanger.

A través de una ventana abierta irrumpen la brisa y el frescor
de los canales.

ENCADENA A:


32 INT. CASA DE PIETRO – DÍA

KAREN entra en el salón dirigiendo en primer lugar su
mirada hacia LA VENTANA que en el pasado estaba siempre
abierta, y que ahora, sin embargo, encuentra cerrada.
En una esquina opuesta del salón cerca del VIEJO
TOCADISCOS, ahora apagado, KAREN descubre a la
ANCIANA MADRE DE PIETRO (67), recostada en una vieja
mecedora.

Su aspecto y su salud son ya aquellos de una anciana,
encontrándose además, casi ciega.

Los ojos de KAREN se llenan de emoción, mientras que
examinándolo todo, cree escuchar otra vez la MELODÍA
VENECIANA que a menudo sonaba en el viejo tocadiscos
durante las tardes en las que la MADRE DE PIETRO le
enseñaba a bordar mientras ambas esperaban con paciencia la
llegada de PIETRO.


PRIMA DE PIETRO
(en voz baja en italiano,
acercándose a la mecedora,
mientras Karen permanece
distraída en el centro del salón)
Es una vieja amiga
de Pietro.


VIEJA MADRE DE PIETRO
(igualmente en voz
baja, en italiano)
¿Cómo es?


PRIMA DE PIETRO
Es norteamericana...
esbelta... rubia...


VIEJA MADRE DE PIETRO
(interrumpiéndola
y sonriendo,
mientras asiente)
Sí,
ellas eran su debilidad.


PRIMA DE PIETRO
Su nombre es Karen.


La ANCIANA MADRE DE PIETRO permanece en silencio
unos segundos, antes de que su expresión adquiera un repentino
tono de tristeza.


VIEJA MADRE DE PIETRO
Ya he olvidado casi todos los nombres...
y casi todas las caras también.


KAREN acerca en ese instante su rostro a la ANCIANA
MADRE DE PIETRO, susurrándole algo al oído.


KAREN
(en italiano)
Adiós, señora Zampieri.
Cuídese mucho.


Mientras KAREN se retira, en el rostro de la ANCIANA
MADRE DE PIETRO se perfila poco a poco una luminosa
expresión de satisfacción, como si hubiese conseguido
finalmente reconocer a KAREN.








© 2015 Biel Rothaar

Este texto es el decimocuarto capítulo de una serie de avances promocionales de la ópera prima 
Karnaval (2015).

Amazon.es     1,70 EUR (eBook)
Amazon.com  1,84 USD (eBook)