jeudi 2 juillet 2015

Dudas y Cuestiones (18)





Leído a Cioran en Cuaderno de Talamanca:

”Disparos sobre una idea”, como dice Benjamín Constant del ingenio.
Efectivamente, el ingenio mata la idea, el problema, la pregunta. Es la
costumbre más nefasta que se pueda adquirir. Hay un automatismo del
ingenio del que hay que huir como de la peste y del que es necesario
curarse si uno llega a contraerlo. El ingenio es una debilidad, sobre todo
cuando es premeditado, quiero decir, explotado.





¿El peor enemigo de todo creador es en última instancia él mismo,
 la interferencia de sus debilidades adquiridas en el curso de su existencia
que a partir de cierto grado empiezan a convertir lo que antes era posible, ya en improbable,
la interferencia ubicua de su ego que es proclive a reclamar con rebeldía
la sobreimpresión nítida y bien perceptible de su huella
en la deriva creativa de toda idea?


¿A partir de una cierta edad
cuando el autor se sienta ante el escritorio,
debería de seguir la misma estrategia
que siguió John McCain
durante la campaña presidencial de 2008,
aquella estrategia personal
que consistía en hacerse acompañar
 en todo momento de dos asistentes
 que se encargaban de sancionar y evitar toda posibilidad de falta:
dos ángeles protectores que se encargaban de protegerle de sí mismo?



© 2014 Biel Rothaar