vendredi 3 juillet 2015

Campos de trigo transgénico





Sucedía también con aquellos pajaritos de brea,
de muda compostura,
y detenida ausencia.

Sucede siempre con todos esos labios extraños
que son lápidas nuevas de memorias viejas,
insatisfactorios destierros
para corazones reacios a entierros.



Ocurría alguna vez en días adolescentes
sorprendidos de pronto por posibilidades inimaginadas,
como furiosas tormentas borrando calmas de estío,
dejando tras de sí la añoranza de una quietud perdida.

Ocurre alguna vez releyendo a Virgilio,
reviviendo aquellos viejos cantos pastoriles,
aquellos hexámetros como atemporales columnas
sacralizando un idilio preindustrial.



Sucedía también en los primeros días del cine sonoro,
el remordimiento constante de una culpa espectral,
como un arrepentimiento sin cadáver visible.

Sucede siempre con todos esos lugares
donde en el pasado ardió un fuego puro,
y ahora solamente palidece un silencio incómodo.




© 2015 Biel Rothaar